ÁLBUM DE IMAGENES DE "MIRANDO HACIA ADENTRO"

Todas las imágenes originales producidas por "Mirando hacia adentro" han sido publicadas en un blog satélite llamado "Mirando hacia adentro. Álbum de imágenes".

DEUDA EXTERNA ARGENTINA ON LINE

La página norteamericana "usdebtclock.org" informa segundo a segundo la evolución de las deudas de los países. Vea online y en directo el REENDEUDAMIENTO ARGENTINO presionando AQUÍ.

Translate

jueves, 22 de febrero de 2018

#21F: El día después de mañana, por Adrián Murano (para "Tiempo Argentino" del 21-02-18)


Foto: Eduardo Sarapura


Hugo Moyano hizo campaña por Mauricio Macri.

 Cristina Fernández estimuló la candidatura de Macri porque supuso que era un candidato fácil de derrotar.

Sergio Massa contribuyó con el triunfo de Macri dividiendo el voto peronista.

La izquierda hizo su aporte llamando al voto en blanco.

Si la intención es echarse culpas, todos tienen con qué.

¿Podrá la dirigencia opositora esquivar la tentación de apuntarse con el dedo y fraguar una propuesta alternativa al Gobierno? Hoy la calle alumbró el camino.

Es voluntarista, sin embargo, suponer que la “unidad en la acción” de las organizaciones gremiales, sociales y políticas que organizaron la marcha tendrá pronto una expresión institucional. Existen reproches y antagonismos históricos, ideológicos, éticos y hasta estéticos que están lejos de ser saldados. El primer gran paso, sin embargo, ya ocurrió: dirigentes que se desconfían más de lo que se estiman comprendieron que la hora exige unir esfuerzos, aunque eso implique taparse la nariz.

"Hoy nace la resistencia a las políticas de este Gobierno" dijo en su discurso Sergio Palazzo, titular de La Bancaria y referente de la Corriente Federal. Sin dar precisiones institucionales, el dirigente tomó nota del cantito que se esparcía entre la muchedumbre: “Unidad de los trabajadores, y al que no le gusta, se jode”.

La consigna, por cierto, no es nueva. Pero se convirtió en el mantra que conjura las rispideces propias de los colectivos diversos. Esos roces, que en el llano se dan cuerpo a cuerpo, también ocurren entre los dirigentes que ahora tienen en sus manos el desafío de darle continuidad a una marcha que los Moyano iniciaron por interés personal. Pero que escaló hasta convertirse en la primera expresión masiva y concreta de rechazo multisectorial a las políticas económicas del gobierno.

“Hacemos trampa porque jugamos solos”, dicen que dijo Macri durante el retiro del gabinete en Chapadmalal. Sus exégetas arriesgaron que esas palabras eran una remake “moderna” de una frase antológica de Perón: “No es que seamos buenos, es que los otros son peores”. Exageraciones al margen, el presidente tiene algo de razón: sin resultados económicos tangibles, su gobierno logró superar airoso el desafío electoral de medio término y mantiene aceptables índices de apoyo porque enfrente nadie logró sintetizar el creciente descontento social.

No se trata, por cierto, de apurar tiempos institucionales, empujar rejuntes lábiles ni sacar dirigentes mesiánicos de la galera. Luego de una intensa década de liderazgos verticales, los sectores populares de América Latina empiezan a descubrir la potencia de las construcciones colectivas y plurales reunidas en pos de un objetivo común. La mejor expresión de eso es el movimiento #NiUnaMenos, que se inició como reacción ante los femicidios y terminó alumbrando una revolución gestada en asambleas, redes sociales y otros espacios signados por la diversidad.

Eso no significa, claro, que ya no se precisen los referentes. O que esos referentes no tengan obligaciones de líderes, como orientar tácticas y estrategias. Pero más temprano que tarde deberá perder peso la “dedocracia”, un modo de conducción política que propicia más errores que aciertos, como el kirchnerismo -y sus tres derrotas electorales al hilo- pueden dar fe.

En tiempos de comunicación transversal, ya no se trata sólo de oír a las bases, sino de darles la palabra y amplificar su voz. La autocrítica y el debate son indispensables para acertar con una correcta caracterización del Gobierno PRO. Sin eso, cualquier construcción alternativa tendrá la fragilidad de un castillo de naipes.

Es un error -y una tontería distractiva- sostener que Macri “es la dictadura”, del mismo modo que resulta incorrecto asociarlo con “los noventa”. Por políticas e idiosincrasia, el gobierno de Cambiemos constituye una restauración conservadora con ambiciones pre peronistas. Y aunque guste mirarse a sí mismo como una versión 2.0 de la generación del ‘80, se parece más a la entente aristocrática que gobernó en los años ‘30, la “década infame” signada por la toma de deuda externa, la persecución a los opositores, los negociados y la mano dura como forma de contención social.

Pocas veces un gobierno concentró tanto poder real. En torno de Macri hay patronales, financistas, medios de comunicación y hasta potencias extranjeras sosteniendo su gestión. Cuenta, además, con un persistente bombardeo judicial y mediático que mantiene abierta la grieta de odio y rencor que sostienen la fe en Macri de sectores populares que son víctimas del modelo. En la 9 de Julio, sin embargo, hubo una contundente muestra de que también se puede terminar con ese espejismo.

Publicado en:
https://www.tiempoar.com.ar/articulo/view/74724/21f-el-da-a-despua-s-de-maa-ana-por-adria-n-murano#.Wo4SJIArrqc.twitter

miércoles, 21 de febrero de 2018

Hugo Moyano: “Los gorilas no pueden estar más en la conducción del país”, por "info135" del 21-02-18


21 febrero, 2018 

“No tengo miedo de ir preso. Estoy dispuesto a ir preso si la justicia lo decide. No tengo miedo que me maten. Estoy dispuesto a dar la vida si es necesario hacerlo por los trabajadores”. Así lo dijo esta tarde el líder camionero Hugo Moyano en el tramo final de su discurso en avenida 9 de Julio y Belgrano, frente a más de 300 mil personas.




En el multitudinario acto –donde no se registraron incidentes- enfatizó: “Los gorilas no pueden estar más en la conducción del país, porque nos quieren quitar la dignidad a los trabajadores”.

“De todos los disparates y estupideces que se vinieron diciendo, es que se organizó este acto para salvarme“, de las causas judiciales. “¡Tengo las suficientes pelotas como para defenderme yo solo!”, gritó.

“Señor presidente, no siga con estas políticas que hambrean a los sectores más sensibles de nuestra sociedad, como a nuestros queridos viejos, a quienes engañaron con esa mentira de la ‘reparación histórica’”.

Agregó: “Todo lo que anuncian es mentira. Se ríen de nosotros. Esto es lo que venimos a decirle al Gobierno. No venimos a amenazarlos. No somos desestabilizadores”. Esta política lleva a que “la gente esté cada vez peor, y por eso quieren destruir a las organizaciones gremiales”.

En tanto, apuntó a aquellos periodistas que “dan lástima, porque parecía que veníamos a una guerra civil. Pero la pacificación del país se consigue con salarios dignos, con chicos que puedan alimentarse bien. Pero ellos no tienen temor a los dirigentes. A los que le tienen temor es a ustedes, a los trabajadores”.

Se dirigió, sin nombrarlo, a Alfredo Leuco, aunque hizo referencia a su participación en el asalto al cuartel de La Tablada, y “que ahora es más gorila que los gorilas”,

“¡Quiero que sepan que no tengo miedo de ir preso. Estoy dispuesto a ir preso si la justicia lo decide. No tengo miedo a que me maten. Estoy dispuesto a dar la vida si es necesario hacerlo por los trabajadores”, dijo, ante la ovación de los asistentes, mientras aclaró que “no me voy a ir del país. No tengo plata afuera, como alguna vez inventaron”.

En tanto, dijo que “no somos golpistas como lo fueron ellos en su momento. No somos antidemocráticos, así que les pedimos que se queden tranquilos. Pero sí somos luchadores, y seguiremos luchando hasta que reconozcan los derechos de todos los trabajadores”.

En el final, dijo que “toda victoria es relativa. Toda derrota es transitoria. Preparémonos cuando llegue el momento y sepamos elegir. Los gorilas no pueden estar más en la conducción del país, porque nos quieren quitar la dignidad”.

El acto arrancó poco antes de las 15 con la palabra de Juan Carlos Schmid, el único triunviro de la CGT presente. A continuación fue el turno del titular de La Bancaria, Sergio Palazzo, quien le reclamó a Macri “¡Basta de ajuste!”, y le pidió “que se dedique a gobernar para todos los argentinos y no para la clase empresaria”.

Por su parte, el secretario general de la CTA autónoma, Pablo Michelli, acusó a los Ceos del gobierno de “ser todos vagos que lo único que les importa es la timba financiera, a costa del sacrificio de los trabajadores”. Agregó: “Si no paran con el ajuste hay que continuar con esta lucha, y les tenemos que demostrar que somos capaces de llevar adelante un paro nacional”.

A continuación habló Esteban “Gringo” Castro, de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) en representación de los movimientos sociales, quien tuvo palabras de elogio para el Papa Francisco, por “estar cerca de los argentinos que sufren a manos de este gobierno”.

Por su parte, el secretario general de la CTA, Hugo Yasky, destacó que “este día va a quedar en la historia como el día de la dignidad de los trabajadores”. Y lanzó: “Si quieren buscar ladrones, les pasamos una dirección: Balcarce 50”, donde está ubicada la Casa Rosada. “Nosotros queremos simplemente trabajo y dignidad”. Agregó: “Hay que atreverse para construir una nueva unidad del sindicalismo, para terminar con el oprobio de un gobierno que explota a los trabajadores”.

Arriba: dos próceres acompañando a la marcha...







Publicado en:
https://info135.com.ar/2018/02/21/hugo-moyano-los-gorilas-no-pueden-estar-mas-en-la-conduccion-del-pais/

martes, 20 de febrero de 2018

YO SI MARCHO CON MOYANO, por Marina Yasky (para "Facebook" del 20-02-18)



Yo sí marcho con Moyano y no tengo ningún problema de conciencia al respecto. Marcho con Moyano porque tengo claro que por sobre cualquier diferencia y cualquier matiz, Moyano no es el enemigo. Porque tengo claro que la Marcha del 21 es contra el único y auténtico enemigo de clase. Ojala pudiéramos distinguirlo en la vida real con la misma facilidad con la que lo distinguimos cuando vemos Game of Thrones. Finalmente, lo que milita Jon Snow en la última temporada es unidad en la acción contra el enemigo verdadero.
A mí en particular los puritanos de la política nunca me gustaron nada, no les creo ni que después del lunes viene el martes, tarde o temprano (por lo general temprano) los vencen el individualismo y la pachorra. Esa subespecie de militantes impolutos del Facebook que pidió la unidad, que incluso la exigió impaciente como si tuviera el mismo tiempo de cocción que un guiso de lentejas pero que ahora, como le toca marchar con Moyano a la cabeza, se pone en plan exquisito y empieza con el pataleo. Mi vieja diría, apelando a Zito Lema, que es la clásica soberbia del culo sentado. Yo creo que además, en este caso, muestra la hilacha de un desprecio clasemediero histórico hacia los sindicalistas y esa suerte de histeriqueo desde el que se le pide a la dirigencia meter las patas en el barro de la ​H​istoria pero se le reprocha no salir con aroma a campos de lavanda, ambigüedad que tan funcional ha sido al enemigo en todas sus versiones. Ese ejército de umpa lumpas ​devotos del héroe individual que ​casi ​todo progre lleva adentro y que al final es siempre ganancia en el río del patrón.
Mañana voy a marchar con esa clase a la que pertenezco. Lo voy a hacer con mucho orgullo, con el mismo de siempre pero en estos tiempos, redoblado por circunstancias y herejías. ​Espero, como que el olmo dé peras, que a ningunx que no vaya se le ocurra hacer catarsis virtual preguntando después con el dedito inquisidor "qué hacen los sindicatos", porque juro que le voy a contestar con la diplomacia del barrio. Y en el barrio otra cosa sí pero diplomacia, no mucha.
La Patria es el otro, Cristina le puso palabras a algo que aprendí con los hechos de la militancia sindical. Y el otro es ahora.​ Más que siempre ahora .

Marina Yasky

Publicado en:
https://www.facebook.com/marina.yasky?fref=mentions&pnref=story

Cristina Kirchner desafía a Bonadio, y pide ir cuanto antes a juicio oral en la causa AMIA, por "info135" del 20-02-18


20 febrero, 2018 

La ex presidenta Cristina Kirchner le dijo a Claudio Bonadio que “no espera nada de él como juez”, y que no le pedirá su sobreseimiento en la causa por la que está acusada de encubrir a los ex funcionarios iraníes sospechosos de planificar la voladura de la AMIA, en julio de 1994. Eso sí, le indicó que quiere llegar cuanto antes a la próxima etapa del juicio oral para, así, demostrar su inocencia.



El interés de la senadora nacional quedó expuesto en un escrito que presentaron ante Bonadio sus abogados en esta causa, Alejandro Rúa y Graciana Peñafort, donde se indica que “es entonces su voluntad que la causa avance de inmediato a la próxima etapa para que ello se demuestre en un juicio oral y público, y la arbitrariedad de su acusación quede expuesta frente a toda la sociedad”.

“Nuestra asistida ya ha expuesto frente a esa autoridad judicial que ‘de usted ya no espera nada’, por lo que no le solicitaremos el dictado del sobreseimiento que se impone”, sostuvieron los abogados en el breve escrito con el que dieron a entender que la ex presidenta confía en revertir su situación judicial ante un tribunal oral.

La causa, que comenzó cuando el fallecido fiscal Alberto Nisman presentó su denuncia en enero de 2015, está cerca de llegar a la instancia de juicio oral, y con esa intención se mueven los abogados de CFK.

Nisman había denunciado que el gobierno anterior promovió el memorándum con Irán con el objetivo de “hacer caer las alertas rojas” y reflotar las relaciones comerciales con ese país.

Cristina Kirchner fue procesada por Bonadio con prisión preventiva por traición a la patria. Sigue en libertad porque, como es senadora nacional, sus fueros le dan inmunidad de arresto.

La Cámara Federal confirmó el procesamiento con prisión preventiva de la ex presidenta, pero cambió la calificación y entendió que en lugar de ser juzgada por el delito de traición a la patria debía ser sometida a proceso por el delito de encubrimiento.

Los abogados Rúa y Peñafort aseguraron que “son falsas y se encuentran contradichas por la prueba colectada” las acusaciones contra la ex mandataria y que lo mismo ocurre con el ex canciller Héctor Timerman, el detenido Carlos Zannini y otros diez procesados. Por esta causa también se encuentran procesados con prisión preventiva los dirigentes políticos Luis D’Elía y Fernando Esteche, y el referente de la comunidad islámica Jorge Khalil.

Publicado en:
https://info135.com.ar/2018/02/20/cristina-kirchner-desafia-a-bonadio-y-pide-ir-cuanto-antes-a-juicio-oral-en-la-causa-amia/

Encuesta: la mayoría de los bonaerenses le da la razón a los docentes en la pelea salarial con Vidal, por "info135" del 20-02-18



20 febrero, 2018 

Una encuesta de Analogías realizada el fin de semana reveló que el reclamo salarial de los gremios docentes en la paritaria que arrancó la semana pasada recoge más apoyos que la postura del gobierno provincial que encabeza María Eugenia Vidal.



El sondeo, realizado el 16 y 17 de febrero en 28 distritos del Conurbano bonaerense, señala que la postura de los docentes cosecha el 61% de los apoyos contra el 32% que está de acuerdo con la posición de la gobernadora que ofreció un 15% de aumento sin cláusula gatillo en el arranque de la negociación paritaria, el jueves pasado.

El respaldo a los maestros crece entre los jóvenes y adultos de hasta 45 años y en los sectores con mayor nivel de instrucción y se reduce levemente en los mayores de 60 y en los sectores de menor nivel educativo.

A su vez, casi el 60% de los consultados cree que Vidal debería dar un incremento salarial por encima de la inflación proyectada para 2018 y evitar así el conflicto en el inicio de las clases previsto para el 5 de marzo. Este
posicionamiento resulta decreciente por edad y más alto en el público masculino.

Reforma jubilatoria

Otro tema relevado fue el de la Reforma Jubilatoria provincial que llevaría a la armonización del Instituto de Previsión Social con ANSES y cambiaría la edad jubilatoria, los aportes, el cálculo del haber y la movilidad. Casi el 55% de los encuestados dijo estar informado sobre la intención del gobierno de la Provincia de avanzar con reformas sobre el sistema de jubilaciones provinciales: el 68% no está de acuerdo mientras que el 28,9% se mostró a favor.

Como ocurrió con lo relevado en el nivel provincial a principios de mes, el acuerdo con un eventual ajuste previsional, llamativamente, crece con la edad de los encuestados y, asimismo, con el nivel de instrucción. De todos modos, el rechazo se mantiene como predominante en todos los segmentos relevados.


Publicado en:
https://info135.com.ar/2018/02/20/encuesta-la-mayoria-de-los-bonaerenses-le-dan-la-razon-a-los-docentes-en-la-pelea-con-vidal/

Caso Chocobar: jueces de todo el país cruzaron a Macri por su “inadmisible injerencia” en la Justicia, por "info135" del 20-02-18


20 febrero, 2018

“Hablo como ciudadano, y la verdad que no entiendo cómo los jueces pudieron procesar a un policía que cumplía con su deber de proteger a una persona que fue atacada”. Esto decía Mauricio Macri el viernes pasado en Chapadmalal, para cuestionar el procesamiento dictado contra el policía Luis Chocobar, tras haber matado por la espalda a un ladrón.



Esas palabras provocaron tanto rechazo en el ámbito judicial que ahora, hasta la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional, una entidad que nuclea a los jueces y mantiene una excelente relación con el Gobierno salió al cruce del presidente, al advertir que “resulta inadmisible que el titular de uno de los Departamentos del Gobierno Federal pretenda expresar una encendida crítica a la labor judicial”, y lo acusa por haber ejercido “una indebida injerencia” sobre la Justicia.

A través de un duro comunicado, la entidad –que nuclea a los jueces de todo el país- apunta a Macri por “desentenderse de su calidad de jefe supremo de la Nación” para ejercer una “indebida injerencia tendiente a limitar o a enderezar según su punto de vista las facultades del Poder Judicial”.

Incluso, en su ataque a los camaristas que confirmaron el procesamiento de Chocobar, y que están muy lejos de representar al progresismo judicial, en aquella conferencia de prensa el presidente señaló que seguramente Raúl Zaffaroni los había felicitado.

“Tenemos la firme convicción de que cualquier habitante de la Nación se encuentra investido del absoluto derecho a expresar sus opiniones respecto de la actuación de cualquier órgano estatal. Empero, resulta inadmisible que el titular de uno de los Departamentos del Gobierno Federal pretenda expresar una encendida crítica a la labor judicial aduciendo que lo hace desde su ‘rol de ciudadano’ intentando, de ese modo, desentenderse de su calidad de Jefe Supremo de la Nación que le debe respeto e independencia a los demás Poderes de la República; ni la implicancia política, institucional y social de sus manifestaciones”, sostuvo la Asociación.

La entidad agregó: “En ese contexto, sus expresiones respecto a cómo debe resolverse un hecho que está siendo investigado por la Justicia deben interpretarse como una indebida injerencia tendiente a limitar o enderezar, según su punto de vista, las facultades del Poder Judicial de la Nación, lo que resulta a todas luces incompatible con un Estado de Derecho”.

“Por ello, esta Asociación reitera su postura en cuanto a la necesidad de evitar intromisiones, sea del sector que fuera, en procura de obtener una determinada resolución judicial, invocando para ello el sentir popular, pues ello implica una inaceptable interferencia en las funciones exclusivas del Poder Judicial, a la vez que coadyuva a generar un infundado enfrentamiento de la sociedad con los magistrados”, finalizó.


Publicado en:
https://info135.com.ar/2018/02/20/caso-chocobar-jueces-de-todo-el-pais-cruzaron-a-macri-por-su-inadmisible-injerencia-en-la-justicia/

No es por Moyano, es por Macri, por Alberto Fernández (para "Página" del 20-02-18)

20 de febrero de 2018
Opinión

Por Alberto Fernández

Hugo Moyano es, sin duda, el hombre que ha dominado la escena de la demanda laboral durante las últimas dos décadas. 

Enfrentó a Menem y a sus políticas neoliberales. Fue central en la recomposición de la crisis que dejó la Alianza colaborando con Duhalde y Kirchner. Un día rompió lanzas con Cristina y protagonizó con ella muchos momentos de confrontación que incluyeron paros generales. 



Su enojo con la ex presidenta fue tan grande que, para el asombro de muchos (entre ellos yo), acabó acompañando a Macri en las elecciones de 2015. Ese apoyo fue tan explícito que juntos inauguraron un monumento a Perón. Esa vez llegó a afirmar que Macri había reconocido derechos a los trabajadores que el peronismo había negado.

En esos días, Macri habló maravillas de Moyano. Reconoció su lucha y dijo que a ambos los unía el amor por los trabajadores. Repentinamente, El Negro había virado en la consideración macrista hasta convertirse en un “hombre de Estado”.

Ahora el idilio se ha roto. Todo empezó a diluirse cuando Pablo Moyano lanzó críticas a la mala administración de Macri, reclamando acciones para terminar con la inflación y pidiendo que en ese escenario se les garantice a lo que viven de un salario que la suba de los precios no devore sus ingresos. 

Ese fue el detonante que llevó a Macri a esgrimir una vez más su arma más efectiva: poner en marcha los engranajes judiciales para disciplinar opositores. Así fue como de un día para el otro el gremio de Hugo Moyano apareció cuestionado, el club de fútbol que preside quedó envuelto en un manto de sospechas a partir del interesado “arrepentimiento” de un delincuente apodado Bebote Alvarez y su patrimonio empezó a ser puesto en tela de juicio.

Ahora Moyano volvió a ser El Negro. El mismo que siempre irritó a ese “círculo rojo” que entornó a Macri y que nunca pudo dominarlo. El mismo que les dio a los camioneros el bienestar que nadie les había reconocido. El mismo que enfrentó al poder cada vez que la política del Estado quiso convertirlo en uno de esos “sindicalistas civilizados” capaces de entender que la sociedad solo puede funcionar empobreciendo a los que menos tienen.

Los diarios más importantes de Argentina han vuelto a aventar el “fantasma del moyanismo”. Con total desvergüenza anuncian en sus primeras planas que los gremios que apoyen al jefe de los camioneros serán “auditados por el Gobierno”. Explicitan en letras de molde la descarada amenaza que lanza Macri.

Dicen también que con la marcha anunciada para el próximo miércoles (de la que participan también otros sindicatos, movimientos sociales y distintos espacios políticos opositores) solo se busca presionar a la Justicia para garantizar la impunidad de Moyano.

Es ahí donde muchos dudan. Esa prédica prende en vastos sectores medios de nuestra sociedad a los que les preocupa ver cómo el sindicalismo engorda mientras sus representados adelgazan perdiendo derechos e ingresos. Es entonces cuando desconfían de la verdadera génesis de la marcha.

En ese planteo hay una trampa. No se trata de una lucha de los buenos contra los malos porque Macri no quiere construir un modelo sindical  alternativo. Amenaza terminar con los vicios del sindicalismo pero a los gremialistas que se someten a sus designios les garantiza que nada ha de cambiar. Su ministro de trabajo es parte de una familia que se enriqueció cuando su padre (el único sindicalista que devino en socio del Jockey Club) manejó el gremio de los plásticos practicando los peores vicios del sindicalismo. 

Tal vez sea cierto que la marcha del 21 sea un round más entre Macri y Moyano. Pero para muchos que miran esa pelea desde la tribuna y padecen el presente, representa la oportunidad de escalar al ring y mostrar su descontento. Se trata de dejar de ser espectador (o víctima) para convertirse en actor (o demandante).

Porque al fin y al cabo hay un sinfín de razones para expresar en las calles el malestar que existe.

Porque la inflación no cede y Macri ha demostrado no saber cómo combatirla. Quiso bajarla montando un festival de Lebac que solo incrementó la deuda despiadadamente. Luego quiso atacarla liberando las importaciones y solo consolidó el mayor déficit comercial de nuestra historia. No conforme con tantos desaciertos, ahora quiere contener los precios depreciando los salarios.

Porque el déficit fiscal no afloja y nunca va a aflojar enfriando la economía y bajando el consumo. Tampoco se arregla ese déficit echando a los familiares de funcionarios o prescindiendo de empleados públicos que en muchos casos ellos mismos nombraron. Esas inservibles medidas puestas en cabeza de un peronista hubieran sido catalogadas como “demagógicas”.

Porque nos endeudamos solo para pagar la impericia del Gobierno afectando a varias generaciones de argentinos. Lamentablemente, en este nuevo contexto internacional, esa deuda seguirá creciendo peligrosamente.

Porque las inversiones no llegan y los dólares que nos prestan vuelven a emigrar sin crear ninguna riqueza en Argentina. Pasaron cuatro semestres y ninguna empresa nació generando nuevos empleos. La única inversión que se anuncia (no que se efectiviza) es la que dice que hará Telecom, devolviendo con “buenas intenciones” los favores que el Gobierno ha prodigado al Grupo Clarín. 

Porque la calidad institucional se ha demacrado y la Justicia se ha convertido poco a poco en una herramienta electoral y mediática del Gobierno, forzando interpretaciones para encarcelar innecesariamente a personas muchas veces acusadas por hechos que de ningún modo constituyen delito. Con esa lógica, Milagro Sala sigue detenida para domesticar jujeños disconformes, mientras la Secretaría de Derechos Humanos está más atenta en liberar a los genocidas del pasado que en investigar la violencia estatal del presente. 

Porque el delito no cede y la única fórmula que encuentran para combatirlo es liberando el gatillo de gendarmes, prefectos y policías. Así ceden a las lógicas de la DEA y hasta promueven la instalación de bases militares norteamericanas en territorio argentino. Ahora, para peor, están pensando en que el Ejército se inmiscuya en cuestiones de seguridad interior.

Porque la educación y la salud se han precarizado y quieren hacernos creer que los culpables son los maestros y los médicos.

Porque a los jubilados se los condenó a resignar sus recursos para cubrir los agujeros que la ineficiencia del gobierno bonaerense no sabe tapar de otro modo.

Porque la única política exterior que practican es la de la sumisión a los poderes centrales y promueven un acuerdo con la Unión Europea muy nocivo para América Latina. Hasta sueñan con sentirse parte del primer mundo convirtiendo a la Argentina en el socio pobre de la OCDE.  

Porque el Presidente tiene un hermano que (por gracia presidencial) ha blanqueado 35 millones de dólares que acumuló evadiendo impuestos del Estado. 

Porque el ministro de Economía tiene el 85 por ciento de su patrimonio en el exterior preservándolo de las políticas que aquí impulsa como ministro. 

Porque el ministro de Energía tiene intereses en Shell y no deja de aumentar los combustibles. 

Porque el ministro de Finanzas compra los bonos que él mismo emite. 

Porque casi todos los funcionarios del Gobierno tienen empresas offshore o cuentas en el exterior y pasan horas, días, semanas y meses explicando lo inexplicable. 

Porque la fiscal Gils Carbó fue obligada a renunciar pues era la única que conocía quiénes fueron los socios de Odebrecht en Argentina y Macri temió que las coimas brasileras acabaran salpicando a los suyos.

Porque dijeron combatir a la corrupción y sólo la remixaron bajo las formas del “conflicto de intereses”.

Cuando uno repara en todo esto ya no importa la pelea entre Moyano y Macri. Ello no puede frenar la voluntad de reclamo. 

Hay demasiadas causas que justifican salir a las calles y demandarle al Gobierno que escuche la demanda ciudadana. Hay que pedirle a Macri que no insista en perpetuar sus políticas. Y hay que recordarle que los ladrones de cuello blanco que lo rodean no dejan de ser ladrones por colgar de ese cuello una corbata. 

Pensé en todas estas cosas. Recordé quién fue Moyano. Confirmé quién es Macri. Repasé lo que cada día nos viene pasando desde hace dos años. Fue entonces cuando entendí que el próximo miércoles hay que salir a la calle. En paz, sin darles lugar a los violentos. No es por Moyano. Es por Macri. Porque ya es hora de dejarle en claro al Gobierno que las cosas no están bien, más allá de que sus cómplices dibujen con noticias un país de ensueños para ocultar tanto padecimiento.

* Ex jefe de Gabinete, dirigente del randazzismo.

Publicado en:
https://www.pagina12.com.ar/96778-no-es-por-moyano-es-por-macri